Mostrando entradas con la etiqueta rica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta rica. Mostrar todas las entradas

Laudes Hispaniae, San Isidoro de Sevilla

Laudes Hispaniae, San Isidoro de Sevilla. 560 D.C:

http://www.educarm.es/templates/portal/ficheros/websDinamicas/122/loaesp.doc


Laudes Hispaniae, San Isidoro de Sevilla. 560 D.C:


TEXTO: 

Eres, oh España, la más hermosa de todas las tierras que se extienden del Occidente a la India; tierra bendita y siempre feliz en tus príncipes, madre de muchos pueblos. Eres con pleno derecho la reina de todas las provincias, pues de ti reciben luz el Oriente y el Occidente. Tú, honra y prez de todo el Orbe; tú, la porción más ilustre del globo. En tu suelo campea alegre y florece con exuberancia la fecundidad gloriosa del pueblo godo. La pródiga naturaleza te ha dotado de toda clase de frutos. Eres rica en vacas, llena de fuerza, alegre en mieses. Te vistes con espigas, recibes sombra de olivos, te ciñes con vides. Eres florida en tus campos, frondosa en tus montes, llena de pesca en tus playas. No hay en el mundo región mejor situada que tú; ni te tuesta de ardor el sol estivo, ni llega a aterirte el rigor del invierno, sino que, circundada por ambiente templado, eres con blandos céfiros regalada. Cuanto hay, pues, de fecundo en los campos, de precioso en los metales, de hermoso y útil en los animales, lo produces tú. Tus ríos no van en zaga a los más famosos del orbe habitado. Ni Alfeo iguala tus caballos, ni Clitumno tus boyadas; aunque el sagrado Alfeo, coronado de olímpicas palmas, dirija por los espacios sus veloces cuadrigas, y aunque Clitumno inmolara antiguamente en víctima capitolina, ingentes becerros. No ambicionas los espesos bosques de Etruria, ni admiras los plantíos de palmas de Holorco, ni envidias los carros alados, confiada en tus corceles. Eres fecunda por tus ríos; y graciosamente amarilla por tus torrentes auríferos, fuente de hermosa raza caballar. Tus vellones purpúreos dejan ruborizados a los de Tiro. En el interior de tus montes fulgura la piedra brillante, de jaspe y mármol, émula de los vivos colores del sol vecino. 
Eres, pues, Oh, España, rica de hombres y de piedras preciosas y púrpura, abundante en gobernadores y hombres de Estado; tan opulenta en la educación de los príncipes, como bienhadada en producirlos. Con razón puso en ti los ojos Roma, la cabeza del orbe; y aunque el valor romano vencedor, se desposó contigo, al fin el floreciente pueblo de los godos, después de haberte alcanzado, te arrebató y te armó, y goza de ti lleno de felicidad entre las regias ínfulas y en medio de abundantes riquezas. 


8. LAUS HISPANIAE, DE SAN ISIDORO INTRODUCCIÓN San Isidoro, Obispo de Sevilla, fue el más pequeño de los cuatro hermanos santos cartageneros; el mayor, San Leandro, así como San Fulgencio, el siguiente, parece que nacieron en Cartagena, como sostiene Fray Justo Pérez de Urbel. Y fueron hijos de Severiano, según algunas fuentes tardías Dux visigodo de la plaza de Cartagena hasta la conquista bizantina, quien estuvo casado con Túrcula, dama asimismo visigoda de la comarca. Otros autores la suponen únicamente aya. Su Etimologías, intento de abordar el estudio de todo lo conocido por el origen de las palabras, es la base que sirvió para organizar todos los estudios alto y bajo medievales posteriores, en los famosos Trivium - Gramática, Retórica y Dialéctica - y Cuadrivium - Aritmética, Geometría, Música y Astronomía-. Además, el santo cartagenero -conocido universalmente como San Isidoro de Sevilla- es autor del primer Laus Hispaniae, o elogio de las tierras y riquezas hispanas, aunque basado en testimonios de clásicos anteriores que respondían al tópico “tierra nueva, tierra rica”. Lo compuso como pórtico a su Historia Gothorum y fue un tema que luego recurrió en la Literatura posterior: Romancero de Don Rodrigo, Poema de Fernán González, y Alfonso X en su Crónica General. Murió San Isidoro el año 636, luego de haber sido durante cuarenta años Arzobispo de Sevilla y haber presidido el Concilio IV de la Iglesia Visigoda.


SUGERENCIAS DIDÁCTICAS Indudablemente, la riqueza del léxico obliga a que sea ésa la tarea de análisis de texto más evidente. Se puede hacer un esquema de campos semánticos, por grupos: vegetales, geológicos, animales...; así como de adjetivos encomiásticos. La actividad declamatoria también es muy apropiada para este texto, ya que el elogio pide la voz alta y decidida. El profesor debe haber traído a clase las claves mitológicas aludidas en el texto.

Xavi Boada Vila,genéticamente,castellanos, catanazi

Más imbecilidades de Javierico el catanazi aquí.